San Jerónimo Emiliani

Instituto Emiliani

Secundaria y Preparatoria

San Jerónimo Emiliani (o Miani) nació en Venecia el 1486. Huérfano de padre en tierna edad, fue sabiamente educado en la fe cristiana por la madre, Dionora Morosini, mujer de sentimientos muy elevados.

En 1506, entró en la vida pública, dedicándose sobre todo al ejercicio de las armas. Pasó a ser soldado de la Serenísima República, y en 1511 fue enviado a la fortaleza de Castelnuovo de Quero, situada a la orilla del Piave, con carácter de Gobernador regente.

Después de perder su última batalla en ese lugar, fue hecho prisionero y quedo recluido y encadenado en el deprimente calabozo del mismo castillo. Esta amarga situación le hizo recordar y acudir a la fé en la Santísima Virgen que su madre le había inculcado. Acudió a la oración y al arrepentimiento de sus faltas, prometiendo llevar en lo sucesivo una vida más recta y dedicada al servicio de los más necesitados. Sin duda fué por esta conversión que logro escapar milagrosamente del calabozo y del ejercito enemigo.

En el Santuario de la ‘Madonna Grande’ en Treviso, Jerónimo promete solemnemente entregarse totalmente al servicio de Dios y del prójimo.

Al volver a Venecia, repartió su patrimonio a los pobres y se asoció a la Compañía del Divino Amor, que se dedicaba, en particular, a la asistencia de los enfermos 'incurables'.
También él contrajo, en este servicio, una grave enfermedad, que superó gracias a su robusta fibra, y con nuevas energías volvió al servicio de la caridad.
Siguiente >>>

¡Comienza el camino para un mejor futuro!

EXCELLENTIA EST
Inscripciones abiertas todo el año